martes, 18 de septiembre de 2012

El llamado a la resistencia


EL NACIMIENTO DE LA TECNO-BIO-POLÍTICA:
Libertad, control y resistencia en las sociedades tecno-escriturales (V y último)

 El llamado a la resistencia

Jimmy Hernández Marcelo
Universidad Pontificia de Salamanca

Nuestra sociedad debe recobrar una conciencia crítica del mundo que ha construido. La tecno-escritura solo nos da las condiciones materiales para el desarrollo de la autonomía, en sí misma no nos hace autónomos. La resistencia comienza con un llamado de conciencia para salir de la ilusión de que controla sus sistemas tecno-escriturales. La tecno-escritura se ha convertido en un sistema conceptual y pragmático que media todas las relaciones del hombre con el mundo.

Reconocer su carácter de medio hace posible la reapropiación del propio control y poder de decisión. La tecno-escritura ayudará a la resistencia en la medida en que seamos capaces de vivir sin ella. El fundamento del sistema es siempre material, y como tal se somete a todos los límites propios de la materialidad, nuestros USBs nos confirman la idea: tienen un límite. La Web también, no es infinita, tiene límites en su poder de registro y también en su poder de control. La gran paradoja de la tecno-bio-política es que sólo tiene poder de control hasta que los usurarios descubren que su ID-ENTIDAD no se identifica con su IDENTIDAD, que lo real está fuera de la Web, que sin el mundo real como soporte material, la web no existiría. Los usuarios no existen, existen sólo sujetos detrás de los ordenadores, de la red, de los servidores, de las construcciones ficticias de la realidad.

La resistencia al control comienzo en el sujeto, no en el web, no en los objetos. La propia existencia es la expresión verdadera de la libertad individual. Los medios de comunicación tecno-escriturales solo son medios para expresarla. Resistir es poder vivir al margen de la red, sin que dependa la propia afirmación de la aceptación de amistad o el comentario a la fotos, de los saludos en el muro o en el “me gusta” a los comentarios”. Desde cuando alguien puede establecer una relación de amistad con medio millón de individuos. La red ha hecho de nuestra sociedad una sociedad “líquida”, como a llama Bauman, donde sus relaciones y convicciones son inconsistentes. El populismo mediático se sirve de este drama para gobernar nuestros pueblos.

El drama de Patroclo es una advertencia de nuestro propio drama. Éste consiste en haber sido asesinado por quien no era, por querer ser otro. La multitud también vio en él a otro, y por ser otro, fue asesinado. La firma y la muerte son nuestra marca personal. La experiencia de la propia muerte es en sí misma la imposibilidad de la comunicación. Morir por no ser quien se es, representa el fracaso de todo el proyecto de existencia individual. La publicidad nos invita a no ser individuos, sino el personaje que está detrás de los objetos, como en el drama de Patroclo. Mientras más líquida la sociedad, más consumista, más negociable, más incoherente, la resistencia se manifestará en la solidez, en la moderación, en la solidaridad, en la convicción de los individuos. La tecno-escritura nos ha devuelto la fecundidad a la mano, la explosión de la cultura touch es un claro ejemplo, pero también nos ha hecho más susceptibles al control.  Nos ha revolucionado los modos clásicos de comunicarnos, pero quizás nos está quitando cosas más valiosas: la soledad y la reflexión sobre nosotros mismo. La transformación no siempre llega a coincidir con la emancipación auto-afirmativa.

martes, 11 de septiembre de 2012

Convocatoria a la I Jornada de Estudiantes de Filosofía (Lima)


jueves, 6 de septiembre de 2012

La relación entre el lector, el escritor


EL NACIMIENTO DE LA TECNO-BIO-POLÍTICA:
Libertad, control y resistencia en las sociedades tecno-escriturales (IV)

La relación entre el lector, el escritor

Jimmy Hernández Marcelo
Universidad Pontificia de Salamanca

¿Cuánta libertad tenemos cuando nos navegamos en internet? ¿Cuánta privacidad tenemos al mandar un mensaje de textos desde nuestro teléfono celular? ¿En qué medida puedo estar seguro de mi privacidad? ¿Hay espacios para la libertad y la auto-afirmación cuando no puedo vivir sin estar conectado y sin que alguien comente mis fotos?

El sistema de lectura y escritura detrás del internet hace que toda la información que está contenida en su páginas (tecno-páginas) sea susceptible a sistemas de control. Estos se manifiestan, por ejemplo, en la recepción de información sobre las preferencias de los usuarios. De modo que, cuando creemos que elegimos, en realidad nuestra elección está siendo direccionada hacia algunos productos o servicios determinados. Llegamos a creer, también, que nuestros movimientos por la web, en nuestra mayor intimidad no es vista por nadie, ni nadie se da cuenta de lo que hago en la web. Nada más falso. El internet es un sistema de registro, y como tal, funciona a razón de lectura constante de los movimientos de los usuarios. Siempre hay alguien detrás de la escritura y para quien la escritura resulta importante por su gran capacidad de reflejar al otro: el lector.

Este lector no es un sujeto cualquiera, sino que es todo sistémico que procesa las inscripciones con fines restrictivos o direccionantes. En la dinámica del usuario lo encontramos con el nombre de servidor. El servidor es el que provee la red, aunque el mismo no es la red. El reproduce toda la información que circula por su espacio en el ciber-espacio. Tiene poder, creámoslo o no, sobre nuestra información. Él la puede leer siempre y genera patrones de comportamiento de cada usuario. De modo que los usuarios tienen pocas posibilidades de elección y de orientación del desarrollo del sistema mismo. Los IP son precisamente aquella marca virtual que nos determina y define en la Web y que nos hace ubicables siempre y en todo lugar.

Los medios tecnológicos de comunicación: e-mail, facebook, twiter, skype, blogs, etc. son instrumentos de lectura y escritura; así mismo, eltele-fono ha ido convirtiéndose progresivamente en un sistema de escritura antes que servir como sistema fonológico.Con los teléfonos celulares funciona de la misma manera, el operador del servicio puede conocer nuestra ubicación específica siempre. Pudo yo decir que hable con tal o cual persona, que le escribí tal o cual mensaje, y que el record de llamadas o mensajes ha sido eliminado de mi bandeja de salida y que por ello ya no existen más. No es del todo cierto, el proveedor del servicio siempre tiene nuestra información “a la mano” de nuestro ficticio mundo privado. Del que sólo yo podía tener conocimiento. Los últimos sucesos de espionaje telefónico nos ponen en alerta sobre el peligro de la violación de la propia intimidad acaecida en los sistemas de comunicación tecno-escriturales.El Gran Hermano de nuestra comunicación no “todo lo ve”, sino “todo lo lee”. Escribe lo que leemos, lee lo que escribimos. El nivel de conocimiento absoluto, o conocimiento del absoluto llega a niveles que el mismo Hegel envidiaría.

Dos características no consideradas en los proyectos logocéntricos comunicacionales son la ubicuidad y la individualidad a las que han llegado hoy muchos de los instrumentos tecnológicos de comunicación (laptop, tablet, blackberry, I-Pad, I-phone, GPS, etc.).La pregunta por el ser ha sido reemplazada por la pregunta por el estar. ¿Quién eres? Por ¿Dónde estás? Frente esta pretendida ubicuidad e individualidad de las tecnologías de la comunicación, se presenta un sistema mucho más sutil y eficaz de control; los IPs y los servidores de Internet localizan a sus usuarios en cualquier parte del mundo, lo mismo sucede con los servidores de los sistemas de telefonía. La popularización de los GPS hace posible ubicar a cualquier persona con sólo contestar su teléfono móvil. Ante las nuevas cadenas tecno-escriturales, la caverna platónica se ha expandido a todos los rincones de la tierra donde haya sistemas tecno-escriturales de comunicación. Han comenzado a aparecer nuevas identidades performativas en defensa y también en detrimento de la libertad de los individuos, por ejemplo los bloggers, los hackers, trolls, etc.

La renuncia voluntaria a la privacidad es un componente indispensable de nuestros sistemas de comunicación.  Nos vemos arrojados voluntariamente a un mundo que no es real ni es libertario. El panóptico no necesita una ubicación privilegiada para ejercer el poder de control, ahora puede estar en cualquier ubicación y seguir ejerciendo su control sobre los usuarios. los proyectos de ley SOPA, PIPA y el más reciente CISPA nos confirman este novel de control, pero también el temor del panóptico a los escapes libertarios al control.

¿Es todo malo en el sistema de tecno-escritura? Creo con convicción que no. La escritura en es un pharmakon, en su doble significación: remedio y veneno. En la justa medida puede salvar, pero en su uso desmedido puede llevar a la muerte. Nuestras dinámicas de lectura-escritura han servido y sirven mucho para acercar a las personas, para ayudar a luchas políticas, congregar marchas, reunir fondos, etc. Pero como vehículo de comunicación, puede comunicar muchas cosas, entre ellas los vicios, los insultos, la subordinación, los traumas, etc. Libera y subordina, afirma y niega, construye y destruye. ¿Podemos, entonces usarla para una auténtica resistencia contra el control? Claro que sí.

Dal postmoderno al realismo (video de Maurizio Ferraris)


martes, 4 de septiembre de 2012

La Zeitgeist de la cultura dominante: la crítica de MacIntyre al emotivismo (I Parte)


La Zeitgeist de la cultura dominante: la crítica de MacIntyre al emotivismo (I Parte)

Eder Carhuancho
Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima

Desde la época ilustrada la palabra 'cultura' ha sido asociada, directamente, a la idea de civilización y progreso, aludiendo a la etimología del término (cultus = cultivo). Esta época marcó toda una revolución en la manera de pensar de los hombres. Delimitó, entre otras cosas, la idea de providencia divina. Inmanuel Kant definió esta postura al aclarar que la idea de providencia propiamente válida es la providencia de la razón ilustrada pues la razón humana está pensada históricamente y, por ende, tiene un destino singular. Para el filósofo alemán criticar significa establecer ciertos límites, de hecho  identifica crítica con Ilustración. Todo lo que se desprenda, a partir de aquí, constituye el proyecto iluminista. Así la ilustración representa el espíritu de una época.

El perfil de una época viene señalado por determinadas manifestaciones culturales, políticas, artísticas y religiosas que suceden en una estructura social. Hay que detallar que todo periodo histórico nos deja un patrimonio que podemos utilizar o desaprovechar mas no olvidar pues es, intrínsecamente, necesario para comprender nuestro éxito o ruina. Así estamos sometidos continuamente a la dialéctica histórica del Aufhebung para alcanzar el espíritu del tiempo en su devenir ininterrumpido. La superación implica la praxis social, no podemos satisfacernos, eternamente, en nuestro anterior modo de vida. Sin embargo la síntesis (último momento de la dialéctica) siempre desarrolla lo que está contenido en los dos momentos precedentes (tesis-antítesis) de tal forma que nuestro desarrollo no conlleva al desconocimiento de lo anterior.

Actualmente estamos siendo testigos del paso de la modernidad, cuyo rastro en torno a la ética ha dejado cuestiones, cada vez, más aporéticas. Según Marx nuestras ideas y actitudes morales están determinadas por la clase social en la que vivimos. Yo diría con más cautela, clase de sociedad, pues enmarca, sin ningún sesgo, la práctica ética colectiva. Hablar de ética es hablar de la naturaleza del hombre pues hacemos juicios de valor acerca de las acciones humanas y por lo tanto, sugerimos una teoría que nos lleve a realizar un modo de vida. El meollo del problema estriba en que el particular modo de vida ético que elijamos, se gesta en un tejido social yuna cultura específica, que llamaremos dominante.


En Tras la virtud, MacIntyre analiza la cultura en la modernidad a la vez que critica el proyecto ilustrado, acusando al emotivismo de haber destruido el lenguaje moral. El proyecto de la ilustración, se ha desarrollado y ha alcanzado su plenitud en una sociedad en la cual está vigente “la verdad del emotivismo” por eso tiene sentido que nuestra época se llame "posmoderna", porque la modernidad ya se ha cumplido (el emotivismo es una de las consecuencias del mundo moderno).

La modernidad ha revolucionado la sociedad y, en el sentido kuhniano, ha cambiado de paradigma gracias a los distintos fenómenos sociales de las últimas tres centurias. Este cambio de paradigma se realiza gracias a una crisis epistemológica, a un rompimiento con el pasado y sus códigos. Si bien es cierto una revolución se desarrolla por el cansancio del espíritu de un pueblo, nunca se debe perder el horizonte de la revolución y mucho menos olvidar los motivos que originaron el levantamiento. Kuhn afirma que los lenguajes cambian con el tiempo,  estos lenguajes tienen sus propios códigos culturales; el mayor problema es que estos códigos se pierdan. MacIntyre explica esto mediante una figura apocalíptica: El filósofo escocés imagina una postsociedad catastrófica donde las personas han olvidado el origen y el significado de  las palabras de índole científica, echándole la culpa de la catástrofe, justamente, a los hombres de ciencia. Sin embargo han conservado de forma parcial rótulos, teorías, fragmentos de textos que los ilustrados utilizan como subsidio para reconstruir el saber. Sin embargo la falta de contexto y el olvido de la fuente, muy pronto hacen que se generen disputas por la atribución del conocimiento. Evidentemente nadie comprende lo que está haciendo o diciendo.

MacIntyre explica que  lo mismo ha sucedido en el plano de la moral; la modernidad nos ha dejado meros fragmentos de un esquema conceptual, partes a las que ahora faltan los contextos de los que derivaba su significado. Poseemos simulacros de moral, continuamos usando muchas de las expresiones de antaño, pero hemos perdido, en parte, la comprensión, teórica y práctica, de la moral.Categóricamentedirá (aludiendo a sus pretensiones filosóficas) que vivimos de las rentas del aristotelismo, pero sin su inspiración fundamental.

Coalición Global

Visitantes

Colaboradores de La Coalición. Con diversidad de enfoques y posiciones

  • Carlos Pairetti - Universidad del Rosario
  • Daniel Mariano Leiro - Universidad de Buenos Aires
  • David Villena - UNMSM
  • Davide de Palma - Università di Bari
  • Dick Tonsmann - FTPCL y UNMSM
  • Eduardo Hernando Nieto - Pontificia Universidad Católica del Perú
  • Enmanuel Taub - Conicet/Argentina
  • Gianni Vattimo - Universidad de Turín
  • Gilles Guigues - Université de Provence
  • Hernán Borisonik - Sao Paulo
  • Ildefonso Murillo - Universidad Pontificia de Salamanca
  • Jack Watkins - University of Notre Dame
  • Jimmy Hernandez Marcelo - Facultad de Teologia Pontificia y Civil de Lima
  • Juan Villamón Pro - Universidad Ricardo Palma
  • Lucia Pinto - Universidad de Buenos Aires
  • Luis Fernando Fernández - Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín
  • Martín Santiváñez - Universidad de Navarra
  • Piero Venturelli - Bolonia
  • Raffaela Giovagnoli - Università di Roma Tor Vergata
  • Ramiro Pablo Álvarez - Córdoba, Argentina
  • Raúl Haro - Universidad de Lima
  • Santiago Zabala - Universidad de Columbia
  • Víctor Samuel Rivera - Universidad Nacional Federico Villareal