domingo, 31 de mayo de 2009

Evola: Una Defensa


Julius Evola: Una Defensa
Eduardo Hernando Nieto

Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Pontifcia Universidad Católica del Perú



La ignorancia y la soberbia nunca tienen límites, por eso no llama la atención toda la andanada de mentiras e insultos que viene vertiendo el Sr. Gustavo Faverón, -que funge de crítico literario y de profesor - convertido hoy por arte de birlibirloque en el gran especialista en la obra del maestro metapolítico Julius Evola.

Su elemental lógica se articula más o menos así: Julius Evola, fue un fascista, antisemita y nazi, el Profesor Eduardo Hernando Nieto, es un admirador de la obra de Evola, por lo tanto , el profesor Eduardo Hernando Nieto es un fascista, antisemita y nazi. (Y viene la pregunta obvia, ¿qué hace Eduardo Hernando Nieto de profesor nombrado en la Pontificia Universidad Católica del Perú?, es decir, ¿qué hace un Nazi enseñando en la PUCP? )

Las respuesta que podría dar son las siguientes:

Julius Evola, no fue ni nazi, ni antisemita ni fascista.
Eduardo Hernando Nieto si es un admirador de la obra de Julius Evola.

El Señor Faverón cita como lo han hecho notar varios comentaristas referencias poco claras sobre una introducción al texto “Protocolos de los Sabios de Sión”, pero no se refiere a ninguno de sus libros principales – de metapolítica - de Evola como “Los Hombres y las Ruinas”, “Cabalgar al Tigre”, “Rebelión contra el Mundo Moderno” o “El Camino del Cinabro” (libro autobiográfico).

Ni siquiera Faverón tiene idea que existe una obra monumental que explica con minuciosidad el pensamiento evoliano, elaborado por el Dr. Christophe Boutin, Profesor de la Universidad de Caen en Francia, quien precisamente obtuvo su Doctorado en Ciencia Política con una tesis sobre el pensamiento de Julius Evola, que fue después publicada bajo el título: “Politique et Tradition, Julius Evola dans le Siècle (1998 – 1974)” y nada menos que por la prestigiosa editorial Kime. (Kime, Paris IV, 1992) . Como el señor Faverón vive en los Estados Unidos seguramente tendrá acceso a este libro fundamental para poder descartar todas estas tesis tan elementales y venenosas respecto a este hombre que fue señalado por Marguerite Yourcenar (otra gran fascista seguramente para Faverón) como “Erudito y Genio” (“Des Recettes pour un art du mieux – vivre”, Le Monde, 21 de Julio, 1972), y que no sólo fue uno de los primeros representantes del Dadaísmo, sino que destacó en la difusión de temas aparentemente tan distantes como el montañismo, las leyendas medievales, el Tantra, el Budismo, el esoterismo, etc.



Las denuncias planteadas contra Evola por este señor que no lo ha leído, - salvando las distancias, claro esta - me hacen recordar a las críticas elementales hechas contra Leo Strauss por una profesora canadiense de apellido Drury que lo tildaba de ser el cerebro del neoconservadurismo norteamericano. Aunque es este caso habrá que decir que al menos esta profesora leyó a Strauss (aunque no lo entendió o manipuló sus ideas) y hoy ya ha sido desenmascarada por muchos prestigiosos académicos como los esposos Zuckert, Steven Smith, o Thomas Pangle. (Docentes en Universidades tan conocidas como Notre Dame, Yale y Texas)



Evidentemente, Faverón no tiene ninguna relevancia en el medio académico por lo que no será necesario escribir alguna obra para desmantelar sus falsedades, sin embargo, es necesario afirmar, al menos por esta vía las groseras distorsiones que efectúa este señor, contra un hombre que solamente intentó mostrar la manera como las sociedades modernas experimentan un proceso de solidificación y de falta de sentidos y propósitos justamente por haber perdido contacto con un centro espiritual, eso es diría finalmente la esencia de la metapolítica, por ello, el tema de la raza o la religión puede pasar a un segundo plano. Parafraseando a un autor que también podría aparecer como metapolítico D.H Lawrence: En las cumbres todas las flores se confunden. Por ello, para nosotros, los hombres de la tradición, no interesa ser musulmán, católico o judío, en tanto, sean hombres piadosos y que aspiran a un retorno.



23 comentarios:

Dick Tonsmann dijo...

Estimado Eduardo:

Acabo de leer tu texto que, por cierto, es muy claro en su carácter de defensa de Evola.
Lo que no entiendo es de donde viene la idea, entonces, que Evola era nazi o antisemita. O es sólo una idea peregrina.
Con el afán de saber más,
Gracias por tu respuesta

Un saludo

Dick

Víctor Samuel Rivera dijo...

Agrego a la frase final de Hernando... Como hombres del retorno, no que aspiramos a lo caduco, sino a los que entendemos la caducidad del presente y por ello entendemos la urgencia moral de retornar.

Ricardo Milla dijo...

Estimado Eduardo:

Tu demostración ha sido contundente.

Yo no he leído a Evola, y espero poder leerlo algún día (me podrías ayudar en eso).

1. El tema de la tradición es algo que hace 30 años se había perdido casi por completo. Al vencer el liberalismo -que poco le durado la victoria- paradójicamente hubo muchos que insertaron más fuertemente el tema de la tradición. Es evidente, siguiendo a MacIntyre y a Heidegger, que la tradición se puede rescatar, regresar a las fuentes, pero es siempre con una actualización de caras al ser, y no un simple aggiornamiento.

2. Ahora, algo que me han estado adjudicando es que nostros deseamos regresar al pasado en todo sin discernir nada. Eso es absurdo. Es claro como Strauss hace una apología del retorno ante el progreso, pero no por ello significa que Strauss haya querido destruir todo lo actual y regresar a la era de las cavernas. Han habido logros en la historia. Eso es evidente. El mismo Strauss es un logro maravilloso. Creo que los que critican, o nos critican, de un retorno sin más, no han leído, o no han entendido, a Strauss. Lo que sostengo, además, es que Donoso y De Maistre, atendiendo a su tiempo, no creen que hay que regresar como estructura al pasado, pero que antes hubo cuestiones mejores que se han perdido, y en ese sentido es necesario actulaizarlas, si bien de manera distinta.
Hay un problema de convertir en muñecos de paja las propuestas de estos autores, y eso ha estado ocurriendo últimamente en nuestros medios.

3. Podemos hacer una línea única, haciendo las salvedades concretas necesarias, desde De Maistre y Donoso Cortés yendo a Strauss, Evola, Schmitt, MacIntyre. Eso a grandes rasgos y de manera general. La idea del retorno e ir contra el proyecto de la Ilustración es claro en estos autores, cada uno a su manera.

4. Me aúno a lo que propones, a saber: "Por ello, para nosotros, los hombres de la tradición, no interesa ser musulmán, católico o judío, en tanto, sean hombres piadosos y que aspiran a un retorno." Por esto es que, sin importar la religión, se puede ser metapolítico.

Saludos cordiales,
Ricardo.

Ricardo Milla dijo...

Estimado Víctor Samuel:

Sin saberlo hemos escrito casi lo mismo al mismo tiempo.
Es parte del ser que está siendo recordado.

Saludos,
Ricardo.

Jaime Del Castillo dijo...

Es de wikipedia de donde salen conceptos muy baratos contra Julius Evola. Accedí a la lectura de Julius Evola no por la vía de la filosofía específicamente sino por la vía de la TEOSOFIA y con las lecturas de Madame H.P. Blavatsky, que llevaron también al francés René Guenon y sus grandes lecciones sobre HERMETISMO, y fue quien me lleva a su discípulo Julius Evola, personalmente tengo mucho respecto por la obra de Julius Evola a pesar que no tiene la densidad y la profundidad de su maestro Guenon, pero es un buen divulgador de tesis que han sido muy bien recepcionadas y ha generado una legión de seguidores. De tal forma que entiendo la postura de mi amigo Eduardo Hernando Nieto.

Anónimo dijo...

Profesor Hernando


Su crítica contra Faverón me pareció exagerada y un verdadero despropósito, poco académica, muy biliosa, hasta que fui a visitar el blog del tal Faverón y lo comprendí todo, cualquiera se pondría molesto con la forma burda en que ese señor ataca la metapolítica como puro facismo y ahora voy a tratar de buscar las obras de este señor Evola y no deje de seguir adelante profesor.

Víctor Samuel Rivera dijo...

Hola Jaime;

Luego de tu comentario, comprendo que debo corregir la referencia de Wikipedia que hice al mencionar a Evola en mi blog. Me gustaría que me hicieras una indicación en la web que sirva para reemplazar ese enlace, atención que pondía en marcha inmediatamente.

Miguel Angel C dijo...

Pues mi muy querido Eduardo, he visto esta campaña antihernando que se esta llevando a cabo desde este blog de señor faveron, creo.
Asi pues parece que lo unico que avala su postura es una lectura somera y metawikipedista de los autores metapoliticos.
Si bien es cierto los autores metapoliticos son autores antiliberales, hay autores no metapoliticos que son antiliberales y que dificilmente plantearian retornos, como es el caso de schmitt, el teologo político. Es mas para aquellos blogocríticos que inundan las red difamándote pidiendo pruebas empiricas factuales habria que contarles que schmitt poseia , mejor que muchos, pruebas empíricas ( cuasi positivistas) para revatir el liberalismo; prueba las cuales serian la ineficiencia del estado de waimer y su estado democratico parlamentario oquizas las innumerables pruebas de excepcion politica y juridica en el siglo xix
tal es asi que diria que schmitt , autor sntiliberal y metapolitico, valga la redundancia es un pragmatista clasico.
quizas tampoco esta demas el caso del discipulo predilecto de strauss, allam bloom, cuando en su famoso libro habla de la ausencia de valores en la educacion americana, pues él tambien usa datos.

queridisisimo este medio es muy angosto, pienso yo, para conversar
espero verte en la universidad mas luego

el profe Victor no pierde una sola oportunidad de hacer propaganda a este blog
jajaja

Jaime Del Castillo dijo...

Hola Víctor, no te recomiendo ninguna página web sobre el punto, a pesar que hay muchas y algunas son buenas. Vuelvo a repetir, mis lecturas de Evola se dieron 'a consecuencia de' ... muchas de sus obras las conseguí en los libreros ambulantes de la Av. Grau (los mismos que pasaron luego organizadamente al Jirón Amazonas y están ahí ahora) y otros textos fueron de biblioteca y préstamos de amigos.

eduardo hernando nieto dijo...

Hola a todos, creo que para entender la ultima frase de mi articulo habria que leer el texto "clave" de Strauss "Progreso o Retorno" .

Lo que se cuestiona Dick entorno a de donde surge la leyenda antisemita de Evola, creo que ya Giovanni (Geviert Kreis) ha respondido al respecto, en realidad se trata de un problema de interpretacion, es decir, la denuncia que aperece en los Protocolos se refiere a las manifestaciones diabolicas de los mecanismos de racionalidad moderna (de poder), ahora que esto en ese momento haya sido asociado con determinado grupo, es otra cosa. Es evidente que leyendo "dialogos en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu" de Maurice Joly se podria comprender mejor esto. Por lo demas no existen evidencias que puedan identificar a Evola con el fascismo o el nacionalsocialismo. Aqui la lectura de su texto "Orientaciones" es imporante para saber el sentido de la metapolitica, al igual que el texto de Junger "La emboscadura o tambien traducido como el tratado del rebelde".

De acuerdo Ricardo con lo que dices yo añadiria que todo lo que tienen en comun estos autores es que le devuelven la seriedad a la vida, a diferencia de todos los modernos y sus epigonos nativos como Gonzalo, Salas o Faveron

Un saludo para Jaime tambien
eduardo

Piero dijo...

Evola è un autore molto complesso e composito: prima di analizzarne le concezioni, occorrerebbe avere confidenza con la sua Weltanschauung e avere letto e riletto, meditato e rimeditato, la maggior parte delle sue opere.

Víctor Samuel Rivera dijo...

Estimado Jaime;

Gracias por tu precisión. He revisado la referencia sobre Evola en la Wikipedia y acuerdo contigo y los demás comentaristas que ya se han pronunciado aquí y en el blog de Eduardo sobre el carácter sesgado de esa fuente para este caso en particular.

Como podrán comprobar en mi blog, la referencia-link a Evola ha sido reemplazada.

A Piero: Sí, Evola se presta a muchos malentendidos, pero el tema de fondo aquí no es tanto Evola mismo como el intento perverso que llevan a cabo algunos en internet por desacreditar a los académicos y profesionales que estudian pensamiento alternativo en filosofía política. Hay que estar alertas todos -creo- contra los avances de la intolerancia liberal.

Victor Coral dijo...

Hola Eduardo. Recibe un abrazo después de años!

Piero Venturelli dijo...

Caro Eduardo,

Da non specialista del «Barone nero», vorrei approfittare di questa sede e della tua consueta cortesia per scrivere soltanto un paio di cose sul suo conto, cercando di non abusare della pazienza di chi ne conosce il pensiero molto meglio di me e di chi non legge correntemente la lingua italiana.

Il fraintendimento da parte dei critici liberali è fin troppo comprensibile, dal momento che il pensiero di Evola esula completamente dalla loro concezione del mondo (dalla concezione del mondo di cui essi sono testimoni ovvero portatori, avrebbe di certo affermato – con maggiore precisione – il nostro autore).

Non mi pare, infatti, che la Weltanschauung liberale contempli l’«idea di Ordine», riconosca tendenze «catagogiche» inerenti all’ormai compiuta estinzione dell’Imperium, censuri ogni forma di esaltazione dell’emotività dell’individuo «eccentrico» ovvero «discentrico», critichi i proclami del «secolo “astratto e costituzionale”», lamenti la graduale scomparsa dei «veri Capi», accusi di indegnità spirituale e politica molti esponenti dei defunti primi due «stati» tradizionali, condanni il trionfo post-rivoluzionario degli elementi «sociale» ed «economico» a discapito della «concezione primordiale e sacrale» incentrata sulla «dottrina del “diritto divino” dei Re», si scagli contro il radicamento del materialismo figlio della secolarizzazione promossa dall’Illuminismo, attiri l’attenzione sulla profonda crisi del vincolo gerarchico tra gli uomini «naturalmente inquadrati in caste», punti il dito contro il progressivo venir meno dei legami personali basati su fides e honos, si opponga alla «scienza puramente umana ed empirica» di cui vanno «fieri» gli «individui moderni», descriva la Riforma protestante come sollevazione negatrice del «principio dell’autorità e della gerarchia sul piano del sacro» e la Rivoluzione francese quale avvenimento storico formidabile in grado di portare alla luce «qualcosa di sub-personale che ha vita e mente propria e di cui gli uomini divengono semplici mezzi», esorti a rimediare tempestivamente alla rovina delle grandi «muraglie» dell’Europa e della tradizionale «struttura organica» del mondo. (Le parole da me inserite tra caporali appartengono a Evola e sono tratte da alcuni dei suoi scritti.)

Oltre a ciò, come non manca di mettere in risalto lo stesso filosofo italiano, gli oppositori della Weltanschauung tradizionale hanno l’inveterata tendenza, spesso in malafede, sia di confondere il piano dei princìpi con quello delle realizzazioni concrete, storiche, sia di giudicare la qualità dei princìpi dalla forza e dalla coerenza personale dei loro portabandiera nel mondo.

Un grato saluto a tutti gli attenti e preparati lettori del blog.

Víctor Samuel Rivera dijo...

Querido Piero;

Me alegra profundamente el acercamiento que haces al pensamiento de Evola sobre la base de los presupuestos culturales que le sirven de punto de partida. Obviamente, la crítica "desde" el liberalismo, esto es, la crítica que presupone el mundo liberal, carece de las herramientas conceptuales para procesar las ideas de Evola, o las de cualquier pensador de su tipo a lo largo del siglo XX.

Por suerte, vivimos hoy el episodio de la quiebra fáctica de un elemento del liberalismo político, que es su descanso en la tecnología, en el carácter exitoso de la teconología, sería mejor decir. Es la realidad, y no las ideas de Evola, la que nos empuja a que verdades como las por él apuntadas deban recuperarse.

No todo es "dentadura" y vivir largo, pues no somos sólo animales. Los animales de unzoológico conservan la dentadura y viven muchísimo más tiempo que en la selva pero... Es triste cómo el liberalismo nos define como tales, como otros comentarios aquí claramente reflejan.

Un abrazo.

Piero Venturelli dijo...

Gentile Víctor,

Ho appena visto che hai messo on line il mio commento; ti ringrazio.

Per quanto riguarda soprattutto il primo dei due aspetti appena menzionati, Evola – ad esempio – proclama di sentirsi più in sintonia con il nazismo tedesco e con il fascismo italiano che con i regimi liberali dell’epoca; questo, per i suoi oppositori, significa automaticamente che i princìpi sostenuti dal Barone risultano incarnati in quei due Stati totalitari, onde – stabilito, da loro, che nazismo e fascismo rappresentano il male assoluto – tutto ciò che ha avuto contatto con essi deve intendersi come perverso e inumano. E dato che l’autore romano sostiene di rifarsi al «pensiero della Tradizione», si condanna senz’appello anche quest’ultimo. Le deformazioni e le forzature di tali passaggi logici sono lampanti, e non vale la pena soffermarcisi. Desidero qui solo focalizzare per qualche istante l’attenzione sul continuo richiamo «all’ordine» portato avanti per decenni da Evola, che esorta a «rettificare» ciò che non va, ossia ciò che viene pensato o realizzato senza essere saldamente ancorato a princìpi eterni e tradizionali. A suo avviso, tanto per citare due esempi macroscopici, occorre «rettificare» le tendenze «naturalistiche», intrise di elementi «zoologici» e «biologici» del «razzismo» germanico, ed è opportuno prendere provvedimenti radicali affinché venga impedita la diffusione presso gli Italiani di quelle condotte emotive e poco virili che fanno leva sul culto incondizionato della famiglia, sulla morale «parrocchiana», sulla musica popolare e – in generale – su quelle che vengono allora definite le tendenze «strapaesane», volte a celebrare – e riprodurre generazione dopo generazione – atteggiamenti sentimentaloidi e provincialistici, per certi aspetti congeniali alla società contadina patriarcale cara al Duce e, anche per questo, alacremente coltivati dal Fascismo “ufficiale” non senza un decisivo appoggio da parte della Chiesa cattolica.

Mi fermo qui, caro Víctor, ringraziandoti dello spazio che mi hai gentilmente concesso e sperando di non essere uscito troppo fuori tema rispetto ai temi trattati nell'interessante articolo di Eduardo Hernando Nieto.

Un grato saluto a tutti,

Piero

Piero Venturelli dijo...

Caro Víctor,

Grazie dei complimenti.

Ho visto il tuo commento e ti ringrazio anche per questo.

I liberali che ti danno fastidio sono i figli di quegli stessi liberali statunitensi che non ebbero nulla da eccepire quando, all'indomani di Pearl Harbour, il governo statunitense decise di rinchiudere dentro campi di concentramento costruiti nottetempo sul proprio territorio decine di migliaia di persone di origine italiana (spesso già cittadini statunitensi, compreso il padre di Joe di Maggio), perché gli Italiani erano considerati 'naturalmente' nemici. E, in quello stesso periodo, c'è da tenere presente, esistevano negli USA campionati professionistici di alcuni sport 'maggiori' divisi per 'razze': 'i bianchi' di qua e 'gli altri' di là. Cose del genere non accadevano altrove, a quanto mi risulta.

Un caro saluto e a presto.

Piero

Ricardo Milla dijo...

Caro Piero:

Vado leggere molto attento il tuo testo.

Complimenti,
Ricardo.

Piero Venturelli dijo...

Estimado Ricardo Milla,

Gracias por tu atención y por tus felicitaciones.

Un saludo,

Piero Venturelli

Víctor Samuel Rivera dijo...

Nota sobre Montealegre y Gustavo Faverón:

He remitodo este comentario a Gustavo Faverón sobre sus críticas a mis estudios del Marqués de Montealegre. Lo copio aquí también:


Debo unas palabras que tu sistema de seguridad borró ayer –supongo que por error técnico-. Mira:

1. De tus palabras sobre José de la Riva-Agüero y Osma se deduce que, puesto que él tenía prosapia o raza, él sí podía darse el lujo de ser nazi pero que yo, ya que no tengo ni una cosa ni la otra, no tengo chance en el Partido Obrero Nacional Alemán. Te cito textualmente, para que no haya dudas: “Rivera: Riva-Agüero representaba en la sociedad peruana todo aquello que tú no eres. De tal modo que tu relación con sus ideas no tiene nada de filiación y sí mucho de afiliación”. En conclusión, se puede ser nazi si se es blanco y encumbrado y yo no puedo ser nazi porque soy cholo. ¿Tú de qué lado te colocas? Eres blanco, ¿tienes derecho de ser nazi?

2. He escrito varios artículos, ponencias internacionales, una tesis, y he sido becado por la Fundación Carolina como investigador de Riva-Agüero. Nada en su preferencia por Hitler se funda en los supuestos racistas que aludes. Nada de nada. Hay que conocer el contexto cultural europeo de la revolución conservadora (franco latino ibérica) para comprender opciones como la suya.

3. Estudiar a un “nazi” no me hace nazi. Afirmar lo contrario es un agravio contra otros investigadores y cultores de la obra del Marqués de Montealegre, como José Agustín de la Puente Candamo, el Padre Armando Nieto, César Pacheco Vélez, Pedro Benvenuto, o varios sanmarquinos que no me vienen a la mente ahora. ¿ Es la PUCP nazi porque coloca una efigie de su benefactor en el Campus? ¿Es el Instituto Riva-Agüero una asociación nazi porque Riva-Agüero fue favorable al Eje?

Comprendo que nos tengas ojeriza, Gustavo. Pero mide lo que escribes, no me parece mucho pedir.

Víctor Samuel Rivera

Anónimo dijo...

Milla, retomo pues no siempre tengo máquina para escribir. Ni siquiera recuerdo bien mi mensaje, pero creo que era respecto de Evola, que dije "es un pelotudo". ¿ Sos fanático de Evola y eso te ha molestado ? ¿ La palabra pelotudo es la que ameritó la baja de mi comentario ? No lo se, tal vez deberías aclararlo. Desde ya que se que si no me gusta no vuelvo más - se lo has dicho a muchos ya, por lo que pude ver - pero espero que comprendas que esto de los blogs es toma y daca, vos tenés tu blog y es un trabajo, pero por otra parte si nadie lo lee no sirve para nada. Es decir, es como la vida, no se puede irla de solitario. Yo no veo nada especial en tu blog pero me pareció que como sos cristiano y no estás en la zurda marxista, pod`´ia comunicar aquì algo. Sospecho ahora, teniendo en cuenta varios elementos, que por motivos ocultos no decís la verdad respecto de tus ideas, entonces nadie sabe con quien està tratando. Algo hay pues me has dado un trato muy desigual (no solamente a mi) y entonces tengo derecho a sospechar. No me importa torcer tu camino, el que sea, lo que no me gusta es perder el tiempo con quien, por las razones que sea, oculta su opinión.Lo que es seguro es que no vas a quedar bien con todo el mundo, descartalo.Vos me hacés un favor manteniendo un blog, y los que escribirmos te hacemos un favor manteniendolo vivo. No lo olvides si es que te importa lo que hacés.
Nicola

Ricardo Milla dijo...

Estimado Nicola:

No soy fan de Evola. No era eso. Pero no importa. Está bien tu comentario.

Saludos,
Ricardo.

Anónimo dijo...

Hola.


Faverón ha perdido la chaveta. Por tratar de difamar a Hernando y Rivera ahora se mete con Riva-Agüero y trata de nazis a famosos profesores de la PUCP, o sea para Faverón si lees "Paisajes Peruanos" es que te gustran los nazis y eres un nazi.

Coalición Global

Visitantes

Colaboradores de La Coalición. Con diversidad de enfoques y posiciones

  • Carlos Pairetti - Universidad del Rosario
  • Daniel Mariano Leiro - Universidad de Buenos Aires
  • David Villena - UNMSM
  • Davide de Palma - Università di Bari
  • Dick Tonsmann - FTPCL y UNMSM
  • Eduardo Hernando Nieto - Pontificia Universidad Católica del Perú
  • Enmanuel Taub - Conicet/Argentina
  • Gianni Vattimo - Universidad de Turín
  • Gilles Guigues - Université de Provence
  • Hernán Borisonik - Sao Paulo
  • Ildefonso Murillo - Universidad Pontificia de Salamanca
  • Jack Watkins - University of Notre Dame
  • Jimmy Hernandez Marcelo - Facultad de Teologia Pontificia y Civil de Lima
  • Juan Villamón Pro - Universidad Ricardo Palma
  • Lucia Pinto - Universidad de Buenos Aires
  • Luis Fernando Fernández - Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín
  • Martín Santiváñez - Universidad de Navarra
  • Piero Venturelli - Bolonia
  • Raffaela Giovagnoli - Università di Roma Tor Vergata
  • Ramiro Pablo Álvarez - Córdoba, Argentina
  • Raúl Haro - Universidad de Lima
  • Santiago Zabala - Universidad de Columbia
  • Víctor Samuel Rivera - Universidad Nacional Federico Villareal